La marcha “Junt@s por la seguridad de las mujeres” (Bucarest, Rumania)

El sábado, 20 de octubre, a las 15,00h, se celebra en Bucarest la marcha “Junt@s por la seguridad de las mujeres“.

Partimos de la Plaza de la Universidad, en el parque Coltea, hacía la plaza Victoria.

Organizadora: Red rumana de prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres (violentaimpotrivafemeilor.ro)

¡Vamos a la marcha!

Hay que decirle a cada mujer: ¡no estás sola!

Cada acción de condena de la violencia contra las mujeres nos acerca a un mundo donde las mujeres viven en seguridad.

Queremos mostrar solidaridad con todas las mujeres que han sido o se ven obligadas a sobrevivir a la violencia.

Queremos denunciar públicamente la violencia contra las mujeres y condenar el comportamiento de los agresores. Todos los días estamos rodeados de agresiones contra las mujeres que no son sancionadas ni por la comunidad, ni por el Estado rumano.

Las mujeres vivimos en una cultura de violencia donde las víctimas están siendo sistemáticamente acusadas, estigmatizadas, culpabilizadas.

Las estadísticas indican que:

  • el 26% de los asesinatos de Rumania en 2017 ocurrieron en la familia (según los datos del Ministerio público, Inspectorato General de Policía y el Instituto Médico-Legal); de los 36.245 actos de violencia en la familia reclamados en 2017, sólo el 4% fue llevado ante el tribunal (1.491 acusados);
  • 1 de cada 4 mujeres en Rumania fue agredida física o sexualmente por su pareja (FRA, 2014).
  • 90% de las víctimas que solicitan orden de protección son mujeres.

¿QUÉ QUEREMOS DE ESTA MARCHA?

Condenamos el comportamiento agresivo de aquellos hombres que creen que tienen el derecho de amenazar y golpear a su pareja o ex pareja, violar cuando no reciben consentimiento para la relación sexual, dirigir obscenidades en la calle y en los medios de transporte público o acosar sexualmente alumnas, estudiantes o compañeras de trabajo.

Señalamos los obstáculos que encuentran los diferentes grupos de mujeres en la intersección entre género y otras identidades, que sufren discriminación por varias razones al mismo tiempo: porque tienen bajos ingresos, porque no tienen trabajo, porque tienen discapacidad, porque son mujeres romaníes o forman parte de otra minoría étnica o religiosa, inmigrantes, LBT, trabajadoras sexuales. Señalamos la presión social a la que están sometidas las mujeres, independientemente de su grupo o sus vulnerabilidades, para ocultar los actos de agresión perpetrados contra ellas por los hombres.

Señalamos que hay un ataque contra el derecho de las mujeres de decidir sobre su propio cuerpo. Nos enfrentamos a una ola de conservadurismo, tanto en Europa como en Rumania, que mira hacia la restricción del derecho al aborto y del acceso a medios anticonceptivos. La propagación y promoción de tales ideas son también una forma de violencia contra la mujer.

Recordamos a los que dicen que en la familia tradicional no existe violencia cuantísimas llamadas a 112, quejas, demandas y muertes ocurren anualmente como consecuencia de la violencia doméstica. Si negamos la existencia del fenómeno, no desaparecerá.

Hay voces en la sociedad rumana que critican la ratificación de Rumania de la Convención de Estambul. Queremos decirles alto y claro que ¡no vamos a permitir ni un paso atrás! El Estado rumano tiene el deber de continuar el proceso de armonización de la legislación nacional para aplicar todas las disposiciones de la Convención, que garanticen la protección real de las víctimas de la violencia.

Nos indigna que el estado no asigna suficientes fondos para prevenir y combatir la violencia. Nunca hay dinero para salvar la vida de las mujeres. Las vidas de mujeres y niños víctimas de violencia doméstica pueden haberse salvado entre 2012 y 2018 con menos de 436 millones lei.

Hay voces en la sociedad rumana que niegan la gravedad de la violencia en las mujeres. Queremos enviarles un mensaje fuerte: ¡es inaceptable minimizar el drama que miles de mujeres están atravesando! Tal actitud significa complicidad con los agresores, punto.

¿QUÉ PEDIMOS A LAS AUTORIDADES?

Asignar fondos del presupuesto estatal para programas de prevención, sensibilización y educación.

Enmendar urgentemente la legislación para que exista un sistema de vigilancia para los agresores a través de abrazaderas electrónicas.

Enmendar el Código Penal urgentemente para que la investigación de los agresores continúe incluso si la víctima retira su queja.

Las instituciones del estado deben iniciar los trámites de oficio en el caso de la violencia contra la mujer cuando existe más de 10 días de atención médica, correspondiente a las realidades de la mujer, no a los 90 días de atención médica como se especifica actualmente.

Que haya personal especializado y formado para cubrir eficazmente los casos de violencia contra la mujer, teniendo en cuenta el riesgo de re-traumatizar la víctima.

Debe haber al menos un centro de recepción para víctimas de violencia en cada provincia.

Crear centros especializados sobre la violencia sexual, con personal especializado que actúe en interés de las víctimas, mediante asesoría psicológica y jurídica.

Aplicar correctamente la ley e informar a las instituciones estatales responsables cuando encuentren casos de actos sexuales con menores.

Debe haber colaboración entre instituciones siempre que se trate un caso de maltrato, violación, acoso sexual, explotación sexual. La policía, la justicia y el sistema médico deben ser instituciones de apoyo reales para las víctimas. Los representantes de las instituciones deben tratar a las víctimas con dignidad y profesionalidad para dar confianza en presentar cargos y denunciar la agresión.

Tener programas de educación, asesoría y terapia para agresores en cada provincia.

Transmitir una señal de tolerancia cero contra la violencia contra la mujer e incluir en la educación nociones de igualdad de género, de prevención y lucha contra la violencia contra la mujer.

Haya medios legales para detener la difusión de programas televisivos que degradan a las mujeres, promueven una cultura de violencia y convierten la violencia en entretenimiento.

¿CÓMO PUEDES PARTICIPAR?

  1. Difunde la información sobre la marcha. Anima a otros a unirse a nosotr@s.
  2. Ven a la marcha para enviar un mensaje de condena de todas las formas de violencia contra las mujeres.
  3. Traer pancartas con mensajes contra la violencia contra las mujeres.
  4. Transmite un video, una foto o un mensaje escrito, condenando la violencia contra las mujeres. Por favor publique tu mensaje con el hashtag #STOPVIF o ponlo en la página del evento.
  5. Dona para apoyar las actividades de la Red VIF!

El cambio comienza con cada uno de nosotros.

¡Solidaridad con las sobrevivientes de la violencia!